malos tratos a personas mayores

Detección y prevención de malos tratos a personas mayores

Tabla de contenidos

¿Te preocupa que en tu entorno puedan estar ocurriendo casos de malos tratos a personas mayores? Es un problema muy grave, que en muchas ocasiones es difícil de detectar porque las víctimas y los agresores están relacionados, ya sea por vínculos familiares, de amistad o laborales.

Conocer cómo detectar esta situación y las posibilidades para combatirla es esencial para aprender cómo ayudar a adultos mayores. En este sentido, el botón rojo de teleasistencia puede ser un recurso muy útil para el anciano que no tenga opciones para desplazarse por sí solo y hacer una denuncia.

¿Qué son los malos tratos a personas mayores?

Todos identificamos la violencia física como malos tratos, pero la verdad es que esta definición es mucho más amplia en el caso de las personas mayores dependientes. Por eso, es necesario que repasemos todos los casos que pueden considerarse como una agresión contra los ancianos.

Según la Organización Mundial de la Salud, todas las acciones que provoquen sufrimiento físico o psicológico al mayor se consideran maltrato. Además, es habitual que esto suceda porque no se establecen medidas de prevención, dada la relación de confianza con los cuidadores.

Tipos de malos tratos a personas mayores

Cuando no se respetan las necesidades físicas del adulto mayor y los cambios psicológicos en la vejez, podemos encontrarnos ante los siguientes tipos de malos tratos.

  • Uso de la fuerza para el abuso físico, ya sea en modo de agresiones, como restricciones de movilidad o falta de administración de alimentos y/o medicinas.
  • Abuso psicológico, que cuesta mucho más de identificar porque no deja señales físicas. Va de las agresiones verbales a las amenazas e insultos.
  • Abuso sexual. En muchos casos, la persona está incapacitada para dar su consentimiento.
  • Abandono, cuando se produce una renuncia de la custodia y se deja, incluso, a la persona mayor en algún lugar, como un hospital.
  • Negligencia, voluntaria o no, que implica siempre no satisfacer las necesidades básicas de la persona mayor, como la alimentación o la vivienda.
  • Abuso económico, en el que personas conocidas hacen un mal uso de los recursos financieros del adulto.
  • Vulneración de los derechos fundamentales, como la intimidad o la libertad en la toma de decisiones.

Síntomas en personas mayores dependientes

Si visitas a un adulto mayor, tanto si reside en su casa como en algún centro especializado, es importante que te mantengas atento a la existencia de algunas señales de maltrato. La lista de las más importantes incluye estas.

  • Ya no participa en actividades que le gustaban.
  • No duerme bien.
  • Se muestra retraído en las relaciones más habituales.
  • Está excesivamente agitado.
  • Se balancea adelante y atrás, lo que es una señal de trauma.
  • Tiene cicatrices, moratones u otro tipo de lesiones.
  • Tiene úlceras de presión o afecciones que se podrían evitar con la atención adecuada.
  • Le han desaparecido pertenencias: medicamentos, gafas o cualquier otro recurso necesario para su día a día, como un andador o la dentadura postiza.

Si percibes cualquiera de estos síntomas, es importante que te decidas a denunciar esta situación lo antes posible. También es indispensable que, si el adulto está en condiciones para hacerlo, le conciencies para explicar cualquier problema por el que esté pasando a personas especializadas. Simplemente presionando el botón rojo de teleasistencia podrá hablar con alguien que atenderá la llamada de auxilio inmediatamente, y no tendrá que moverse o salir de casa para ello. Esto es básico en el caso de mayores con problemas de movilidad.

Cómo ayudar a adultos mayores

Prestar ayuda a los mayores que puedan sufrir una situación de malos tratos en su entorno habitual de vida pasa también por la prevención de este tipo de situaciones.

Ten en cuenta que puedes favorecer el bienestar de tus seres queridos con una serie de pautas que les permitirán satisfacer sus necesidades de bienestar físico y emocional. Entre ellas, destacan estas.

  • Tener contacto regularmente, que evite su aislamiento emocional.
  • Conocer y dar a conocer sus derechos.
  • Evitar que los cuidadores estén sobrecargados de tareas.
  • Realizar una supervisión general periódica de la situación en la que vive el adulto mayor.
  • Buscar el mejor entorno para los ancianos, que reúna seguridad y salubridad.

Tener presentes estos consejos es un requisito esencial para gozar de la tranquilidad de que las personas mayores cercanas a ti viven en las mejores condiciones posibles, sin tener que preocuparte de posibles malos tratos.

Consecuencias del maltrato

Merece la pena destacar que el maltrato a una persona mayor deja consecuencias que van más allá de unas heridas, ya de por sí muy graves en el caso de un anciano. De hecho, estas se curan con el paso del tiempo y la medicación adecuada, pero la víctima puede experimentar otras consecuencias muy graves, como:

  • El aislamiento social y familiar.
  • Problemas de salud psicológica graves, que incluyen la depresión, el miedo o el sentirse culpable por la situación.
  • La ruina económica.

Todas estas consecuencias negativas para la salud de los ancianos determinarán su bienestar a largo plazo, y pueden acabar incluso con su muerte prematura. Por eso es tan importante tener buena capacidad de reacción en cuanto se aprecien las primeras señales de este tipo de problemas.

Cómo denunciar el maltrato a mayores

Si necesitas ayuda ante una situación de malos tratos a personas mayores, debes saber que algunos organismos españoles pueden asesorarte y ponerte en contacto con los organismos competentes, como el IMSERSO o la Confederación Española de Organizaciones de Mayores. Además, la Asociación para la Investigación del Maltrato al Anciano se encarga de luchar y sensibilizar contra el maltrato.

Por otro lado, la Asociación de Lucha contra el Maltrato a Mayores ofrece apoyo a las víctimas sin ánimo de lucro. También es recomendable que, antes de nada, solicites una valoración del estado de salud de la persona maltratada a su centro médico de referencia.

Por supuesto, la manera más rápida de denunciar y asegurar la protección de la víctima es acudir al juzgado de guardia.

En Teleasistencia Vital somos conscientes de que los malos tratos a personas mayores son un problema importante de nuestra sociedad, contra el que todos debemos aprender a luchar buscando siempre el bienestar de los adultos dependientes.

Entradas relacionadas

¿Quiere que le llamemos?

Nos pondremos en contacto con usted en menos de 24 horas.

Solicita una llamada

¿Quiere que le llamemos?

Nos pondremos en contacto con usted en menos de 24 horas.