bajada de tensión

5 errores comunes que debes evitar si tienes bajada de tensión

Tabla de contenidos

Una bajada de tensión, hipertensión arterial o presión arterial baja, puede afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Aunque a menudo se habla de los riesgos asociados con la hipertensión, también existen otros que pueden pasar desapercibidos.

Permanecer de pie durante períodos prolongados

Es un error común creer que permanecer de pie durante mucho tiempo es bueno para la salud. Sin embargo, no es recomendable, sobre todo para aquellas personas que sufren bajadas de tensión. Cuando una persona está un tiempo prolongado de pie, la sangre se acumula en las extremidades inferiores, lo que puede provocar un descenso repentino en su tensión arterial.

El resultado de esto puede provocar mareos, aturdimiento o incluso desmayos. Si quieres evitar estos síntomas, es importante cambiar de postura regularmente, flexionar las piernas y el abdomen, además de evitar ponerse de pie sin moverse durante periodos largos. Estos sencillos ajustes pueden ayudar a regular el flujo sanguíneo y evitar un descenso rápido de la tensión arterial.

Evitar los espacios calurosos y concurridos

Otro factor que debes evitar si tienes bajadas de tensión son los espacios en los que hace mucho calor y hay mucha gente. Las altas temperaturas y los ambientes abarrotados pueden maximizar los síntomas y aumentar el riesgo de un descenso repentino de la tensión arterial. Cuando se expone a temperaturas elevadas, el cuerpo trabaja para enfriarse, lo que provoca la dilatación de los vasos sanguíneos y, en consecuencia, un descenso de la tensión arterial.

Para mitigar estos riesgos, las personas con antecedentes de tensión arterial baja deben tomar medidas para mantenerse frescas y bien ventiladas, sobre todo cuando hace calor. Es importante buscar la sombra o zonas con aire acondicionado, mantenerse bien hidratado y, si es posible, utilizar ventiladores de mano o dispositivos portátiles de refrigeración para regular la temperatura corporal. Teniendo en cuenta estos factores ambientales, las personas pueden reducir significativamente la probabilidad de experimentar un descenso repentino de la tensión arterial.

Mantenerse hidratado

Una hidratación adecuada es esencial para mantener estables los niveles de tensión arterial, especialmente para aquellos propensos a episodios de hipotensión. La falta de líquidos puede reducir el volumen sanguíneo y, como consecuencia, disminuir la presión arterial. Por tanto, es crucial beber suficiente líquido y prestar atención a la hidratación en condiciones cálidas o durante el ejercicio físico.

Es importante consumir agua y otras bebidas hidratantes a lo largo del día, incluso sin sentir sed, para asegurar una adecuada hidratación. Además, se debe tener precaución con el alcohol y bebidas con cafeína, ya que puede tener efectos diuréticos que aumentan el riesgo de deshidratación. Priorizar una hidratación adecuada y vigilar la ingesta de líquidos para reducir eficazmente la posibilidad de sufrir un descenso repentino de la presión arterial.

Incorporar líquidos ricos en electrolitos, como bebidas deportivas o agua de coco, puede ser especialmente beneficioso. Estas opciones ayudan a reponer los minerales esenciales perdidos a través del sudor, promoviendo una hidratación óptima y manteniendo un estilo de vida saludable y buenos niveles de tensión arterial. Al tomar la iniciativa en la ingesta de líquidos y optar por opciones hidratantes, se pueden dar pasos significativos en el control y la prevención de episodios de hipotensión.

Añadir sal a las comidas

Para las personas con tendencias a la tensión arterial baja, puede recomendarse incorporar una cantidad ligeramente mayor de sal a su dieta como medida estratégica para elevar y mantener la tensión arterial en un nivel saludable. La sal, o sodio, desempeña un papel clave en la regulación del equilibrio de líquidos del organismo y es un componente esencial en el mantenimiento de unos niveles óptimos de tensión arterial.

No obstante, es importante señalar que, aunque añadir sal a las comidas puede ser una estrategia útil para algunas personas con tensión arterial baja, este enfoque debe adoptarse con moderación y como parte de una dieta equilibrada. El consumo excesivo de sal puede tener implicaciones negativas para la salud cardiovascular y se asocia a un mayor riesgo de hipertensión y otras complicaciones relacionadas. Por lo tanto, es esencial que las personas consulten con un profesional sanitario para determinar el enfoque más adecuado y eficaz de la ingesta de sodio en función de su estado de salud individual.

Asegurar una nutrición adecuada y oportuna

Es crucial mantener una alimentación regular y equilibrada para prevenir episodios de hipotensión. Saltarse comidas puede desencadenar una disminución abrupta en los niveles de azúcar en la sangre, lo que a su vez puede conducir a una caída repentina en la presión arterial. Establecer horarios regulares de comidas y asegurarse de incluir una variedad de alimentos nutritivos en la dieta, como carbohidratos complejos, proteínas magras y grasas saludables, es esencial para mantener la estabilidad de los niveles de energía y prevenir problemas de presión arterial.

Además, es importante estar atento a las señales de hambre y no ignorarlas, ya que pueden ser indicadores de que el cuerpo necesita nutrientes y energía. Llevar consigo snacks saludables, como frutas, frutos secos o barras de cereales, puede ser útil para mantener los niveles de azúcar en sangre estables entre las comidas principales. Asimismo, trabajar en colaboración con un profesional de la salud o un nutricionista puede proporcionar orientación específica para desarrollar un plan dietético personalizado que se adapte a las necesidades individuales.

Evitar permanecer de pie

Para controlar y prevenir episodios de hipotensión arterial, es esencial estar atento a los cambios posturales y evitar levantarse de forma brusca o permanecer de pie durante períodos prolongados, especialmente cuando no se pueden afrontar las posibles consecuencias de una bajada de tensión. Al ponerse de pie, la gravedad hace que la sangre se acumule en las venas de las extremidades inferiores, lo que puede provocar un rápido descenso en la presión arterial en personas con tendencia a la hipotensión ortostática.

En situaciones donde permanecer de pie es inevitable, como en eventos sociales, es recomendable considerar el uso de medidas de soporte o prendas de compresión para favorecer el retorno de la sangre al corazón y mitigar los efectos de la acumulación de sangre en las extremidades inferiores. Adoptar medidas proactivas para reducir el impacto de estar de pie por mucho tiempo ayuda a disminuir eficazmente el riesgo de experimentar una brusca caída en la presión arterial.

Asimismo, al levantarse de la cama por la mañana, es aconsejable hacerlo de forma gradual, pasando de la posición tumbada a la sentada antes de ponerse de pie. Este enfoque permite que el cuerpo se adapte al cambio postural, minimizando la posibilidad de un descenso rápido en la presión arterial y los síntomas asociados. Al tener en cuenta los cambios posturales y tomar medidas prácticas para abordar los riesgos potenciales, se puede controlar y reducir eficazmente la probabilidad de experimentar descensos repentinos en la presión arterial en diversas situaciones cotidianas.

Entradas relacionadas

Sintrom

Sintrom: qué es y cómo funciona

Sintrom es un medicamento utilizado para el tratamiento de los trastornos de la coagulación de la sangre, que impide la formación de coágulos en venas y arterias. Es decir, actúa inhibiendo determinadas sustancias en el hígado y se prescribe a personas con riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos.

Leer más »

¿Quiere que le llamemos?

Si quiere contratar nuestro servicio de teleasistencia privada, déjenos sus datos y nos pondremos en contacto con usted en menos de 24 horas.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

¿Quiere que le llamemos?

Si quiere contratar nuestro servicio de teleasistencia privada, déjenos sus datos y nos pondremos en contacto con usted en menos de 24 horas.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.